Comité Eureka

En este espacio se publican los artículos semanales de Rosario Ibarra de Piedra, del Comité Eureka. Se obtienen del diario mexicano El Universal (todos los martes en la Primera Sección). Entre a la página www.eureka.org.mx para conocer la historia del Comité Eureka y los nombres de los desaparecidos por los gobiernos de México.

Mi foto
Nombre: Comité Eureka
Ubicación: Mexico

martes, mayo 24, 2005

Pecado capital


El orgullo se encuentra en el fondo de todos los grandes errores / John Ruskin.


NO hay duda de que los hombres y mujeres de México, llenos de dignidad, voluntad y capacidad de trabajo, realizan trabajos que ni los negros quieren hacer en Estados Unidos". Tales fueron las palabras escuchadas en el programa radiofónico del reverendo Jesse Jackson, repetidas por él, para preguntar al presidente Fox: "¿Es lo que usted dijo pero qué quiso decir?".
El ya a estas alturas inefable señor Vicente Fox "se salió por la tangente", como desde tiempo inmemorial se acostumbra decir de quien busca escabullirse, de quien pretende "dar gato por liebre", de quienes son acomodaticios y mendaces, de los demagogos pues...


Y el señor Fox se fue desviando poco a poco de la para él molesta pregunta, describiendo al paciente activista los "logros" y las "bondades" de su gobierno en materia de derechos humanos, los avances en sus pláticas con el presidente Bush acerca de los migrantes; sus exigencias al gobierno del país vecino en relación con el trato a nuestros compatriotas que van a aquellas tierras en busca de trabajo; las bondades del TLC y las tribulaciones de los gobiernos de México y EU por todo lo que hace a la milenaria China, tan ducha en escamotear empleos en otros países y en inundar con sus productos todas las naciones del planeta... entre otros temas...


Pero el paciente interlocutor de don Vicente Fox no quitaba el dedo del renglón y una y otra vez inquiría acerca de las palabras del Presidente mexicano en relación con los trabajos despreciados allende el Bravo... hasta por los negros... lo cual, mírese por el ángulo que sea, suena mal, muy mal... tiene un fuerte tufo a discriminación y menosprecio.


Pero el ya por poco tiempo titular del Poder Ejecutivo federal de este maltratado país no cejaba en su empeño de seguir haciendo recuento de las maravillas que por acá tiene a bien concedernos y esparció su no muy florida retórica en un discurso sobre lo respetuoso que es de los derechos humanos que según repitió categóricamente han sido "su prioridad" en el sexenio.
Pero el reverendo Jackson atacaba de nuevo y le preguntaba si se daba cuenta de la gravedad de su declaración haciendo a un lado el que hubiese sido mal interpretada y qué pretendería hacer para "acercarse a los afroamericanos (en EU) y asegurarles su interés en cooperar en asuntos como salarios, beneficios y seguridad en el empleo" para ellos y "para las relaciones México-EU".


Y ¡caray!, si se tratara de cuentos, nos divertiríamos muchísimo, tal como ha sucedido por muchos años con el genial títere Pinocho, al que le crecía la nariz cada vez que decía una mentira, pero en estos aciagos días, en estos tiempos del engaño como estandarte, de la impunidad, de la simulación y del escarnio, resultan "puñaladas traperas" las palabras del señor Fox cuando habla de lo que ha hecho por el bienestar de los indígenas y de cómo fue aprobada "por unanimidad" la ley que envió al Congreso para beneficio de todos ellos, porque es "un apasionado" de los derechos humanos... tanto, que también allí hizo llegar una ley contra la discriminación.


Y continuó en su perorata tan ajena a la realidad, explicando al reverendo Jackson que en su gobierno se ha creado "una oficina que se encarga directamente de promover el desarrollo indígena en todo México". Es increíble que "ni la lengua se mordió"... es que está acostumbrado dicen los que saben a lanzar mentiras como plumas de gallina desde un campanario, que al fin y al cabo... ¿quién las barrerá para que quede todo limpio? Él se afana en aquello de "miente, que algo queda".


Menos mal que no se le ocurrió comentarle al reverendo Jackson lo de los desaparecidos y su fraudulenta "fiscalía especial", porque entonces sí, nosotros (Comité ¡Eureka!) haríamos que Troya ardiera, porque por ese rumbo la desvergüenza ha llegado a grados superlativos y la complicidad con los asesinos y torturadores del pasado es más clara que el H2O en su más nítida expresión.


Pero de vuelta en el bochornoso asunto de la racista expresión de don Vicente Fox en relación con los trabajos menospreciados por los negros (a tono con sus palabras), es necesario recordarle que, aparte de mendaz, de falso y de demagogo, es un espurio "practicante" de la religión que dice profesar: la católica, porque a preguntas hechas por el reverendo Jackson, a peticiones expresadas repetidamente por él, en relación con el arrepentimiento y a la disculpa hacia los ciudadanos estadounidenses que se sintieron ofendidos, se inclinó a hablar de la "limpieza" de su conciencia, lo cual no nos convence porque hemos vivido más de cuatro años en el vaivén de su mendacidad...


Pero a un creyente confeso como él hay que decirle que sus palabras ofenden a su religión y a todos los que la respetan y reverencian, porque él ha incurrido en mentira contumaz, pero sobre todo al no arrepentirse de lo que dijo, al no disculparse ante los ofendidos en el vecino país... y en el nuestro (como se lo pedía el reverendo Jackson) incurrió en el pecado horrible de la soberbia, el orgullo... que para él, creyente y practicante dice de la religión católica, lo que ha hecho, lo que cometió es pecado capital.