Comité Eureka

En este espacio se publican los artículos semanales de Rosario Ibarra de Piedra, del Comité Eureka. Se obtienen del diario mexicano El Universal (todos los martes en la Primera Sección). Entre a la página www.eureka.org.mx para conocer la historia del Comité Eureka y los nombres de los desaparecidos por los gobiernos de México.

Mi foto
Nombre: Comité Eureka
Ubicación: Mexico

viernes, agosto 05, 2005

Ultraje a las bestias

Creo que podría irme a vivir con los animales, son tan plácidos y cabales, que podría sentarme a mirarlos largamente; no me molestan discutiendo sus deberes ante Dios y ante sus semejantes, ninguno es respetable ni infeliz en toda la Tierra...
Walt Whitman

¡Qué bárbaros, qué animalada cometieron!, decía una vecina norteña mientras leía temprano el periódico. No sabía yo qué cosa encontró en el diario que le turbó de tal modo y la hizo lanzarse con furia contra los perpetradores del hecho, a los que quiso insultar con un calificativo por demás soez, para los integrantes del llamado reino zoológico...

Lo que la sacó de sus casillas fue el relato de las "atrocidades" de los que se inmolan, de los que se atreven a sacrificar su vida, con tal de acabar con los que invaden sus hogares.

Sobra decir que no le pregunté, porque ella se adelantó a darme una explicación larga y detallada de lo "perros que son esos malditos", que "si se quieren matar que se maten solos y ya".

La dejé tras escuchar su perorata discriminadora y racista que me molestó muchísimo pero no le repliqué porque hay cerebros en cuyas sinuosidades enraizan ciertas "ideas" que jamás se logra extirpar... y por aquellos rumbos abundan...

A mi vez me senté frente al jardín de mi otrora feliz hogar, a escuchar el tintineo de la lluvia bienhechora que parecía pulir las esmeraldas de los follajes y a aspirar el aire fresco, con olor a tierra mojada que me llena la memoria de las dichas infantiles que aún atesoro.

No sabía qué diario leía la "vecina-distante" (perdón, amigo Alan Riding), pero tenía a mano todos los de la semana y empezó mi búsqueda...

Qué cosas habría entre sus páginas que hacía a mi vecina mover la cabeza y decir ¡bestias! ¡asnos!, "güeyes" y no sé cuántas palabras más que tenían que ver con los animales tan despreciados por la pobre mujer, la que no sé si por "exceso de enojo" o por algún grito del marido, lanzó el periódico lejos y se internó en las "sinuosidades" de su casa.

Yo seguí leyendo y a medida que daba vuelta a las páginas, un nudo de angustia y de dolor, de vergüenza y de ira me apretaba la garganta...

Pero no invocaba a los animales para calificar aquella inmundicia o como se pudieran bautizar los actos que se relataban, porque no es bestia quien "confiesa" que en el caso de la niña violada y asesinada "el cuarto cómplice" confesó que él "únicamente metió el cuerpo en un tambo y lo llenó de cemento para que no lo encontraran".

¡Esto no lo hacen los animales! Más adelante leí acerca de las "hazañas" ordenadas por el presidente Bush... por favor, no se les ocurra decir que es un animal, porque los ofenderían, como los ofendieron cuando llamaron "gorila" a Pinochet y a Díaz Ordaz y a los torturadores, asesinos, lastre inmundo de la humanidad, vómito del averno, heces de los que han usurpado el poder que a los pueblos corresponde por derecho...

Y seguí leyendo y mis ojos cansados se resistían al reposo y mi ser todo pedía conocer más de lo que a la pobre vecina molestaba, que era muy otro de lo que a mí me incendiaba las entrañas... ¡Tan distinto lo uno de lo otro! ¡A ella no le dolía el alma como a mí! Y tampoco entendía que ningún animal pudo llevarse a mi hijo al Campo Militar Número Uno para que le llamáramos desaparecido...

Y se me encrespó la ira cuando leí lo desde mucho tiempo conocido: el asesinato de tres madres de la Plaza de Mayo, que no fue hecho por ninguna bestia sino por los "milicos", por el odiado ejército de Argentina.

Y seguí leyendo y llegué a algo que si no fuese tan terrible y tan perverso, movería a risa, a carcajada batiente: la "posibilidad" de canonizar al cura pederasta Marcial Maciel... porque, ¡pobrecito él!, lo han difamado, le han levantado falsos, según dicen algunos obispos y un "curita" que pensábamos que sería congruente con lo que nos leía del Evangelio hace años... pero las bestias no hacen "eso", ni lo hecho por Maciel, ni lo que expresó este "justificante" señor cura.

Dejé los periódicos y me fui a la computadora a pedido de uno de mis nietos que encontró un mensaje de un entrañable amigo: palabras de Adolfo Pérez Esquivel en una carta a la señora Hilda González de Duhalde, candidata a senadora a la provincia de Buenos Aires.

Esta señora (que no es una bestia) pide al presidente de la hermana nación "que deje el pasado a los historiadores". ¡Claro que esta dama no es animal! Los animales, las bestias, son de otra índole y jamás "pensarían" semejante tontería... Nosotros, familiares de los desaparecidos políticos mexicanos, jamás equipararíamos a los funcionarios del gobierno y del poder con una bestia, ni a los Nazares, ni a los De la Berreda. Los animales no torturan.

Nosotras, las madres, hemos escrito alguna vez: "Seguiremos defendiendo a nuestros hijos como leonas". Pero llamar "animaladas, bestialidades" a hechos cometidos por lacras de la especie humana (a despecho de la escala zoológica), sería un ultraje a las bestias.

2 Comments:

Blogger 性爱 said...

I am totally nude come see me. Take a bit for all pics and movies to load.

Why do I do this I like to make men blow their jiz in their pants.

Visit me.激情

7:14 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

6:54 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home