Comité Eureka

En este espacio se publican los artículos semanales de Rosario Ibarra de Piedra, del Comité Eureka. Se obtienen del diario mexicano El Universal (todos los martes en la Primera Sección). Entre a la página www.eureka.org.mx para conocer la historia del Comité Eureka y los nombres de los desaparecidos por los gobiernos de México.

Mi foto
Nombre: Comité Eureka
Ubicación: Mexico

martes, enero 10, 2006

Ni olvido, ni perdón

El 6 del presente, Día de los Reyes Magos, entre el júbilo de algunos niños afortunados que tuvieron en sus manos los juguetes que "pidieron" y la mirada triste de los más, porque tan sólo recibieron unas cuantas golosinas, una muñeca despeinada y maltrecha o un carrito destartalado, cuando iban de puerta en puerta extendiendo sus manitas ateridas, una profunda tristeza me invadió.

Pensaba en los millones de niños iguales a esos que pasaban junto a mi ventana, que llenan pueblos lejanos y barriadas miserables, y en los que ni siquiera pudieron llegar a recibir aunque fuera "eso", juguetes viejos y unos cuantos dulces, porque la muerte se los llevó en la alborada de sus vidas.

El intenso frío me trajo el recuerdo imborrable de mi niñez en el estado de Chihuahua, aquella mi tristeza infantil frente a la miseria y a la desnudez de los pies de los tarahumaras y el maltrato racial del que eran víctimas, que me marcaron para siempre contra la injusticia.

Era temprano la reciente mañana del 6 de enero; los periódicos estaban ya sobre el sofá en que me siento a leerlos y pensando en ahuyentar mis tristes pensamientos, me dispuse a iniciar la cotidiana tarea.

Hechos y noticias pasaron en largo desfile ante mis ojos. Descripciones de sucesos en países lejanos, una que otra nota que infundía optimismo y luego, las páginas editoriales, ideas, opiniones diversas volcadas en los distintos diarios y revistas. Al llegar a La Jornada, encontré en la página 17 un artículo de Jorge Fernández Souza, al que llamó "Dos compañeros, dos amigos, otra campaña", que inició con el siguiente párrafo: "En una de las averiguaciones previas iniciadas por la Fiscalía Especial Para la Atención de Movimientos Sociales y Políticos del Pasado, aparece como agraviado Raúl Pérez Gasque, de quien existe una declaración fechada el 9 de abril de 1974 en el Distrito Federal, después de que fue detenido en Ocosingo, Chiapas, el 21 de marzo de ese año. La detención habría ocurrido por su pertenencia a las Fuerzas de Liberación Nacional".

El corazón me dio un vuelco al leer los párrafos siguientes, porque Jorge Fernández se pregunta y se responde sobre la suerte corrida por Raúl, ya que estuvo en manos de la Dirección Federal de Seguridad y lo imagina, con toda razón, "sujeto a la ferocidad demencial de los criminales de la DFS"... Además de la detención-desaparición de Raúl Pérez Gasque y de Elisa Irina Sáenz Garza, hace memoria de Efraín Calderón Lara, secuestrado por agentes y ex agen-tes de la policía yucateca el 14 de febre-ro de 1974 y cuyo cadáver fue encontrado en montes de Quintana Roo, con huellas de tortura".

El artículo de Fernández Souza está lleno de hechos dolorosos conocidos por mí desde los momentos en que sucedieron y cita el nombre del siniestro personaje que inició en la historia de este país una era de crueldad extrema, que llenó de dolor y de llanto a miles de hogares: Luis Echeverría, y el sólo leerlo me trajo los recuerdos de todos los relatos de hechos terribles, cometidos bajo sus órdenes, las de sus antecesores y las de quienes le sucedieron, que he escuchado durante los 30 años que llevo en esta lucha desigual, contra la desaparición, contra la tortura y contra la muerte.

Tenemos la lista de nombres de los desaparecidos de todo el país, recibidos de manos de cada una de sus familias. Junto al de Raúl Pérez Gasque y el de Elisa Irina Sáenz Garza; están los de todos los otros detenidos en Ocosingo y en otros lugares de Chiapas en 1974.

Me los entregó el doctor Margil Yánez Martínez, amigo entrañable de mi esposo y padre de César Yánez Muñoz, a quien llamaban "Pedro" o "Miguel", fundador de las Fuerzas de Liberación Nacional, detenido-desaparecido por elementos del Ejército mexicano, durante los primeros meses de 1974. Transcribo los nombres como los recibí: Javier Coutiño Gordillo, Fernando González, Juan Guichar Gutiérrez, José Guadalupe León Rosado, Bartolo Pérez Hernández, Sebastián Vázquez Mendoza, Fidelino Velázquez, Carlos Vives Chapa y Federico Zurita Carballo.

Conozco de sobra ese olvido de muchos, que siento que entristece a Jorge... ¡vaya que lo hemos sentido mis compañeras y yo! Por eso quiero decirle desde este espacio solidario que en nosotros, el Comité ¡Eureka!, el olvido no anida, que los tenemos presentes a todos los que el mal gobierno nos arrebató y luchamos y seguiremos luchando por su vida y por su libertad... (Los que estén y como estén, son nuestros).

Una enorme esperanza nos anima, cimentada en su juventud, en la fortaleza de sus convicciones y en los testimonios de los que logramos que fueran liberados y que los vieron vivos en cárceles clandestinas. Pero... queremos decirle, amigo Jorge Fernández, que nos hace hervir la sangre el que algunos los den por muertos y que digan de los que sí se sabe que murieron, que "su sangre es abono en los surcos de la revolución" y no los vuelven a recordar.

Nosotros sí; a los que han sido asesinados como Efraín Calderón Lara y Román Guerra Montemayor, que suman miles y a los desaparecidos, jamás los olvidaremos, que los olviden otros si así quieren, allá ellos y sus almas mezquinas. Nosotros seguiremos en la lucha, no sólo por la verdad de todo lo que los nuestros sufrieron, sino por el castigo para todos los responsables de tanta sevicia. No nos mueven odio ni venganza, queremos justicia. Por eso, a la par que luchamos por ella seguiremos gritando hasta triunfar: ¡ni olvido ni perdón!